TRABAJAR PARA DIOS

TRABAJAR PARA DIOS

Escucha este Pan Diario aquí:

«Y todo lo que hagáis hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres, sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís»

Colosenses 3:23-24 RVR60

Trabajar como para el Señor implica reconocer cada día que Él es el maestro, que Él es nuestro jefe y es Él a quien debemos dar cuentas.

Pablo nos dice que no olviden que ustedes trabajan para Dios y no para los hombres y es que es muy fácil caer en la tentación de trabajar y esforzarnos cada día buscando la aprobación de los hombres y su reconocimiento y esto a veces nos frustra, nos desgasta, porque la verdad es muy difícil lograr ser aprobados por los demás todo el tiempo.

Así que mejor esfuérzate y enfoca tu puesto en Dios, reconociendo que su presencia va contigo 24/7, que sus ojos están puestos sobre ti en todo lo que hagas, que su gracia y su favor te acompañan, que esta sea la suficiente motivación para hacer todo con alegría, con amor y con excelencia.

Te invito a que en este momento pongas a Dios en primer lugar y después pongas todas tus labores en sus manos.

Medita en esas áreas de carácter que debe ser fortalecido para poder reflejar su luz, honrarlo más en todo lo que haces y recibirás la hermosa herencia del Espíritu Santo que es el poder de Dios contigo, fortaleciéndote y ayudándote, esa es la promesa.

Dios siempre recompensan a los que le sirven.

Dios, solo tú determinas mi valor, me has dado la capacidad de trabajar y de hacerlo bien, cuando me siento agotado o sin inspiración, por favor, ayúdame a mantenerme enfocado en ti. Recuérdame que eres el único para quien trabajo. Eres quien me da un futuro y una esperanza. En el nombre de Jesús, Amén.

-Por Magaly Ramírez-