PUERTA AL DIABLO: EL ENOJO

PUERTA AL DIABLO: EL ENOJO

Escucha este Pan Diario aquí:

«Además, «no pequen al dejar que el enojo los controle». No permitan que el sol se ponga mientras siguen enojados,porque el enojo da lugar al diablo.»

EFESIOS 4:26-27 NTV

Esta es una puerta que el 99.9% de las personas tiene luchas para mantenerla cerrada, algunos la abren con más facilidad que otros, pero es la verdad, quien en esta vida no ha tenido luchas con el enojo peca por mentiroso.

El mayor problema surge cuando el enojo es quien nos controla y no al contrario, porque el enojo es como una droga que nos ciega y nos hace actuar impulsivamente provocando a su paso daños profundos e irreversibles, y en algunos casos, hasta fatales, por ejemplo cuando por enojo se le quita la vida a otra persona.

Lo primero que debemos entender es que el enojo siempre está a la puerta tocando, porque es parte de la lucha que tenemos con el pecado y por eso Gálatas nos advierte lo siguiente:

«Cuando seguimos los deseos de la naturaleza pecaminosa, los resultados son más que claros: peleas, celos, arrebatos de furia, envidias, discordias y divisiones.»

GALATAS 5:19-20 NTV

Incluso muchas veces se usa el enojo como una herramienta para infundir temor a otros para lograr lo que queremos, también es como la puerta de escape a la frustración de no lograr nuestro objetivo, pero cualquiera que sea la causa, el enojo es la forma que Satanás usa para contristar la presencia del Espíritu Santo.

Aunque tenemos todo lo anterior en contra, también tenemos una verdad que nos da libertad y nos corrige.

En mi caso hay un versículo en Santiago que me confrontó y me hizo saber que la voluntad de Dios es que tenga una vida recta, pero el enojo no me permite lograrla, eso me sacudió fuertemente y ahora con la ayuda del Espíritu Santo tengo presente este versículo cada vez que el enojo quiere tocar a mi puerta. Tenerlo presente implica memorizarlo y ser consciente de la siguiente verdad:

«porque el hombre enojado no hace lo que agrada a Dios.»

santiago 1:20 DHH

Tal vez no sea algo que logremos cambiar de la noche a la mañana, pero si perseveramos en oración, y nos esforzamos en tener dominio propio sobre esa emoción negativa, podremos alcanzar grandes logros.

Si usted es parte de esos 99.9% que lucha contra el enojo, lo invito a orar con un corazón sincero y pedirle al Señor que tu vida de frutos de un arrepentimiento, teniendo como meta alcanzar la vida recta que Dios desea.

-Por JonCley Mtrs-