MI CONDUCTA

MI CONDUCTA

Escucha este Pan Diario aquí:

«Ya que han oído sobre Jesús y han conocido la verdad que procede de él,
 desháganse de su vieja naturaleza pecaminosa y de su antigua manera de vivir, que está corrompida por la sensualidad y el engaño.
 Y, en cambio, dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y las actitudes. 
 Pónganse la nueva naturaleza, creada para ser a la semejanza de Dios, quien es verdaderamente justo y santo. 
 Así que dejen de decir mentiras. Digamos siempre la verdad a todos porque nosotros somos miembros de un mismo cuerpo. 
 Además, «no pequen al dejar que el enojo los controle». No permitan que el sol se ponga mientras siguen enojados,   porque el enojo da lugar al diablo. 
 Si eres ladrón, deja de robar. En cambio, usa tus manos en un buen trabajo digno y luego comparte generosamente con los que tienen necesidad. 
 No empleen un lenguaje grosero ni ofensivo. Que todo lo que digan sea bueno y útil, a fin de que sus palabras resulten de estímulo para quienes las oigan. 
 No entristezcan al Espíritu Santo de Dios con la forma en que viven. Recuerden que él los identificó como suyos, y así les ha garantizado que serán salvos el día de la redención. 
 Líbrense de toda amargura, furia, enojo, palabras ásperas, calumnias y toda clase de mala conducta. 
 Por el contrario, sean amables unos con otros, sean de buen corazón, y perdónense unos a otros, tal como Dios los ha perdonado a ustedes por medio de Cristo.»

Efesios 4:21-32 NTV  

Creo que toda persona que quiera vivir conforme a la voluntad de Dios debe leer, meditar y entender este pasaje de las escrituras. Podemos ver como, sin el Espíritu Santo, nuestro comportamiento va en contra de la paz, la hermandad y el beneficio propio.
En otras ocasiones hemos dicho que hemos nacido y crecido en medio de un mundo contaminado por el pecado, todo a nuestro alrededor nos impulsa a comportarnos de una forma que poco a poco destruye la sociedad y nos aleja de Dios y su voluntad.
¡Cuanto necesitamos de Jesús en nuestras vidas y en el mundo! Si usted quiere vivir realmente para Dios debe comenzar por dejar que Él gobierne completamente su vida y despojarse de toda aquella conducta que no agrada a Dios. Le aseguro que si lo hace todo a su alrededor cambiará.

» Señor Jesucristo, hoy te pido que me ayudes a reflejar que vivo para Ti, ayúdame a quitar de mi vida toda conducta que no te agrade, todo lo que te estorbe para que yo te sirva. En Tu nombre Jesús te lo pido, amén.»

-Por Carlos Barboza-