LAS PRIMICIAS

LAS PRIMICIAS

Escucha este Pan Diario aquí:

«Honra al Señor con tus riquezas y con los primeros frutos de tus cosechas.
Así tus graneros se llenarán a reventar y tus bodegas rebosarán de vino nuevo»

Proverbios 3:9-0 RVR60

Las bendiciones materiales tienen un significado espiritual, esto representa una entrega y un compromiso total.

Recordamos cuando Dios puso al pueblo de Israel en la tierra prometida, les dijo: «La tierra es mía, yo os la doy .»

Los Israelitas tenían que dar una décima parte, es decir un diezmo de los productos que cosechaban y elaboraban. Al mismo comienzo de la cosecha traían las primicias o primeros frutos, con esa acción reconocían que Dios era el dueño de todo. Era una evidencia de un compromiso total a Él.

Nadie puede decir que está totalmente comprometido con el Señor hasta que considere que Él es el dueño de todo, porque Él es quien nos ha dado todo.

Ahora quizás dirás: «yo he trabajado muy duro para conseguir todo lo que tengo», pero ¿quién te dio la salud para trabajar? ¿Quién te dio el trabajo ?¿Quién hizo posible que usted ganará dinero? La respuesta es ¡Dios! Dios hizo todo eso posible y usted tiene que reconocerlo y eso es una evidencia de una entrega total.

Quizás, también dirás que esto suena muy materialista , pues déjame decirte que no, esto es verdaderamente espiritual, pues la espiritualidad genuina no consiste en la duración de sus oraciones, y te digo algo más, Dios promete su bendición y amor, a aquellos que lo honran con los bienes que reciben y esto no lo digo yo, lo dice la palabra:

«Y cada uno dé como propuso en su corazón, no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre»

2 Corintios 9:7 RVR60

En mi experiencia, desde que el Señor edificó mi corazón y seguí el ejemplo del pueblo de Israel de honrar al Señor con mis primicias, puedo asegurarte que mis graneros rebosan con su bendición.

Yo le oro al Señor, para que seas edificado e instruido en la palabra de Dios y así como yo doy testimonio de eso, un día tu puedas decir que el honrar al que nos da todo, nos multiplica y llena de provisión nuestras vidas en toda su plenitud.

-Por Magaly Ramírez-