LA SEÑAL DEL ARCOÍRIS

LA SEÑAL DEL ARCOÍRIS

Escucha este Pan Diario aquí:

Aunque estamos en pleno invierno, ayer amaneció muy lindo mi pueblo, brillaba el sol, estaba tan lindo que hasta puse la lavadora para aprovechar el buen clima, creo que nadie esperaba la lluvia torrencial que cayó en la tarde, sin mentirles amigos, no recuerdo que en mi pueblo haya llovido con la intensidad que llovió ayer, se inundaron las calles, los comercios, instituciones públicas y muchas casas, las redes sociales se llenaron de videos mostrando lo que estaba aconteciendo.

Un par de horas de lluvia bastaron para colapsar a mi pueblo, y para mi es inevitable pensar en el diluvio que pasó hace miles de años, en los tiempos de Noé.

No crean que el mal abunda solo en estos tiempos, hubo tiempos en la historia en donde el mal predominó y justamente eso pasó en los tiempos de Noé.

En Génesis capítulo 6, la biblia nos cuenta que en ese tiempo, el Señor vio la magnitud de la maldad humana en la tierra y que todo lo que la gente pensaba o imaginaba era siempre y totalmente malo, y fue tanta maldad que halló nuestro Dios, que dice la palabra que Él lamentó haber creado al ser humano y se le partió el corazón, fue por eso que el Señor dijo que borraría de la faz de tierra a la raza humana.

Pero hubo una razón por la cuál Dios no destruyó a toda la raza humana, porque en medio de tanta maldad, halló a un solo hombre que lo amaba y por compasión a este y a su familia, preservó sus vidas, pero su juicio vino, y vino en forma de lluvia:

«Cuando Noé tenía seiscientos años, el día diecisiete del segundo mes, todas las aguas subterráneas entraron en erupción, y la lluvia cayó en grandes torrentes desde el cielo. La lluvia continuó cayendo durante cuarenta días y cuarenta noches.»

GÉNESIS 7:11-12

Si con dos horas de lluvia colapsó mi pueblo ¡imagínate que en todo el mundo lloviera torrencialmente durante 40 días! creo hasta el punto más alto quedaría cubierto, pero nosotros sabemos que eso no volverá a pasar, porque aunque Dios tiene el poder para volverlo hacer, ya no lo hará, porque así nos los prometió:

«Entonces Dios dijo: «Les doy una señal de mi pacto con ustedes y con todas las criaturas vivientes, para todas las generaciones futuras. He puesto mi arco iris en las nubes. Esa es la señal de mi pacto con ustedes y con toda la tierra. Cuando envíe nubes sobre la tierra, el arco iris aparecerá en las nubes y yo me acordaré de mi pacto con ustedes y con todas las criaturas vivientes. Nunca más las aguas de un diluvio volverán a destruir a todos los seres vivos.»

GÉNESIS 9:12-15

Así que cada vez que mires un arcoíris embelleciendo el cielo, tienes que recordar que este es una señal del pacto que hizo Dios, de que nunca más enviaría un diluvio de tal magnitud.

Este mes de junio nuestras redes sociales se han teñido de los colores del arcoíris, pero no porque el mundo quiera honrar la hermosa señal que nos Dios dio, sino más bien la he querido transformar en un símbolo que representa a la comunidad LGTB, por eso, muchas personas al ver un arcoíris ya no lo asocian con el pacto que hizo Dios.

¿En qué piensas cuando ves un arcoíris?

¿En la señal que nos dejó Dios o en este nuevo simbolismo que el ser humano le ha achacado?

Si eres una persona temerosa de Dios, que cree en Él y las verdades que están en la biblia, tenemos que afrontar cada día el reto de vivir en la cultura de reino, aunque estemos inmersos en la cultura del mundo, y hoy, a través de este Pan Diario, quería animarte a que lo hagas.

No es fácil, pero debemos aprender a pensar, hablar y actuar conforme a las enseñanzas del reino de Dios, y aunque constantemente seamos bombardeados con las doctrinas de este mundo, tenemos que mantenernos firmes en nuestras convicciones, y ¿Cómo lo podemos hacer? Lo podemos lograr haciendo lo mismo que hizo Noé:

Este es el relato de Noé y su familia. Noé era un hombre justo, la única persona intachable que vivía en la tierra en ese tiempo, y anduvo en íntima comunión con Dios”

GÉNESIS 6:9 NTV

Noé vivió en un mundo rodeado de maldad, dice la palabra que Él era la única persona intachable, esto quiere decir que Noé no se dejó influenciar por la forma de vida de los demás, y esto lo logró porque Él anduvo en íntima comunión con Dios, te lo repito una vez más, Él anduvo en comunión intima con Dios.

Esta es la clave, esto es lo que tenemos que hacer para resistir, para no dejarnos influenciar, para mantenernos firmes hasta el final.

Así que, mientras que para muchas personas hoy en día el arcoíris represente una cosa, para ti y para tus hijos debería presentar lo mismo que ha representado a lo largo de los años, es decir, el pacto que el Dios bueno y misericordioso hizo con nosotros ¡Exaltado seas Jesús!

-Por Ale Carrillo-