LA LUZ NOS DA DIRECCIÓN

LA LUZ NOS DA DIRECCIÓN

«Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino.»

Salmos 119:105 RVR60


En nuestro país Costa Rica el pasado seis de septiembre se celebró el día de la biblia, y durante todo esa semana y este mes, se han realizado actividades en todo el país para conmemorarla.

Nuestra Constitución Política nos ampara para realizar estas actividades y festejar que este es un libro que contiene la palabra de Dios y que es nuestra guía para vivir una vida como le agrada a Dios y que actualmente en nuestro país esta al alcance de todos, sin embargo, este libro tan valioso no siempre estuvo al alcance de todos, ya que a través de la historia se derramó sangre inocente, para que sus palabras fueran difundidas y entendidas por todos.

William Tyndale (1494-1536), fue una de esas personas que dio su vida para traducir la palabra de Dios al idioma inglés a la gente de su tiempo, tradujo del griego, del hebreo y del arameo al inglés la palabra de Dios, e imprimir partes de la biblia para hacerlo llegar a las personas de humilde condición y que entendieran lo que Dios les quería decir, ya que hasta ese entonces la palabra de Dios estaba solo disponible en Latín, y las personas no leían ese idioma.


William Tyndale fue perseguido y encarcelado, al final fue llevado ante el tribunal acusado de mantener la creencia de que «solo la fe justifica…y creer que el perdón de los pecados y la misericordia ofrecida en el evangelio eran suficiente para la salvación.», las cuales son verdades fundamentales del Cristianismo.
Cuando Tyndale estaba siendo quemado vivo elevó su última oración a Dios: «Señor, abre los ojos del rey de Inglaterra», tras lo cual sus ejecutores comenzaron el fuego que apagaría su vida terrenal enviándolo a la vida eterna, a los pies del Señor a quien tanto amó.

Al pasar dos años de esta trágica muerte de Tyndale, el rey Henry VIII autorizó la distribución de la «Biblia de Mateo», gran parte del trabajo de Tyndale.

Finalmente, en 1539, todos los impresores y libreros recibieron la orden real de asegurar que todos puedan recibir la Biblia en su inglés maternal.

Es por lo anterior que pese a luchas sostenidas por ocultar la verdad, la palabra de Dios se abre paso en medio de los tiempos, llegando a calmar la sed de cualquier corazón sediento y necesitado.

Es por esa fuente de vida que William Tyndale y otros han dado sus vidas para llevar la verdad del reino a muchos, para que conozcan que solo a través de Jesús hay perdón de pecados y vida eterna, y que, al morir en esta vida, no es el final, ni se acaba.

Al final William Tyndale y otros sacrificaron sus vidas ya que conocieron el poder trasformador de la palabra de Dios, que solo en Jesús hay palabras de vida eterna y esta es la que nos hace andar seguros y confiados.

Por esta razón tenemos que atesorar este regalo tan grande y agradecer a Dios por ponerla a nuestro alcance.

Oremos para que el señor de los cielos envié personas dispuestas a llevar su palabra a los confines de la tierra, y que a toda costa su evangelio se abra paso entre las naciones.

Y esto me recuerda ¡Cuan hermosos son los pies de los que anuncian el evangelio del bien! (Romanos 10:15).

-Por Marianela Arias-