LA BUENA FAMA DEL OTRO

LA BUENA FAMA DEL OTRO

Escucha este Pan Diario aquí:

En estos días empecé a leer el evangelio escrito por Mateo junto con unos amigos, y es hermoso ver como Dios nos enseña nuevas cosas cada vez que leemos su Palabra, por eso debemos hacerlo reiteradamente, pues está llena de tesoros.

Hoy voy a compartir con ustedes un tesoro que está en Mateo 1:19.

Como la mayoría de nosotros sabemos, María quedó embaraza mediante el poder el Espíritu Santo aún siendo virgen, pero en ese momento ella estaba comprometida con José, es decir, aún no estaban casados.

José se enteró de este embarazo, por lo tanto, iba a romper el compromiso, y esto no era para menos, pues era normal que José pensara que este embarazo era producto de una falta moral.

¿Qué haría usted en el caso de José? ¿Se hubiera ofendido que su prometida estuviera embarazada de alguien que no fuera usted? Esa conducta está mal vista en estos tiempos, ¡ahora imagínate hace 2000 años!

Es posible que una persona que tuviera que pasar por tal ofensa, le contara a los demás esta lamentable circunstancia, pero vean lo que hizo José:

“José, su prometido, era un hombre justo y no quiso avergonzarla en público, por lo tanto, decidió romper el compromiso en privado”.

MATEO 1:19 NTV

Me impactó mucho la actitud de José, este hombre era justo, por tanto, a pesar de sentirse ofendido, decepcionado, entre otras cosas, prefirió no avergonzar a María, prefirió proteger la buena fama de aquella mujer.

Dice la biblia en el Proverbio 22:1 que:

«Vale más la buena fama que las muchas riquezas, y más que oro y plata, la buena reputación.»

proverbio 22:1 nvi

Nuestro buen nombre es importante, por tanto, así como nosotros mismos debemos procurar protegerlo, de la misma manera  debemos cuidar la honra y la fama de los demás, no nos corresponde andar divulgando cosas que por una y otra razón llegamos a conocer.

La prudencia de José tuvo recompensa, después de esto, un ángel le habló a José a través de un sueño, le dijo que aquel niño era hijo de Dios, finalmente José se casó con María y fue un hombre bendecido al tener el privilegio de cuidar a Jesús como un hijo.

-Por Ale Carrillo-