FE SOLO EN JESÚS

FE SOLO EN JESÚS

Escucha este Pan Diario aquí:

«Mientras él todavía hablaba con ella, llegaron mensajeros de la casa de Jairo, el líder de la sinagoga y le dijeron: «Tu hija está muerta. Ya no tiene sentido molestar al Maestro».

Pero Jesús, oyó lo que decían y le dijo a Jairo: «No tengas miedo. Sólo ten fe.»

Marcos 5:35-36. NTV.

Jairo fue a buscar a Jesús porque tenía a su hija muy enferma, al borde de la muerte, pero Jairo no sólo fue a buscar a Jesús porque había oído que Él sanaba a los enfermos, Jairo creía firmemente en que Jesús es Dios y que para Él nada es imposible y la prueba está en que no se desesperó mientras Jesús hablaba con una mujer que sanó en el camino a la casa de Jairo, no desfalleció cuando le dieron la noticia de que su hija había muerto y creyó en las palabras de Jesús cuando le dijo que no tuviera miedo, sino que tuviera fe.


Es muy importante entender que no podemos buscar a Jesús solamente por las soluciones que nos puede dar a nuestros problemas o por las bendiciones que podemos recibir. Debemos creer en que Jesús es el hijo de Dios y que todo lo que Él ha dicho es la pura verdad.

La fe verdadera va acompañada de obediencia y confianza total en Jesús.

Muchas personas pueden decir que no hay solución al problema, que alguna enfermedad no tiene cura, que el matrimonio ya no tiene solución, que ese hijo o hija no saldrá de algún vicio, que esa persona nunca cambiará, pero Jesús nos dice que debemos creer y confiar, Él es todopoderoso y nada es imposible para Dios. Los dictámenes médicos no son la última palabra, lo que la gente dice no es lo que determina el final, la situaciones difíciles son una oportunidad para creer más en Jesús y su poderoso amor.

Hasta te pueden haber dicho: » no ores más, ya eso se queda así » pero Jesús te dice: ¡No tengas miedo! ¡Solo ten fe!

Señor Jesucristo, hoy te pido que me ayudes a tener una fe verdadera, a creer en lo que tú has dicho en la biblia y ayúdame a vivir confiando en tus palabras y no en lo que otros me dicen. no quiero tener miedo, quiero tener fe. Te lo pido en tu poderoso nombre Jesús, amén.

-Por Carlos Barboza-