ENCARNACIÓN DE JESÚS

ENCARNACIÓN DE JESÚS

Escucha este Pan Diario aquí:

Este es un tema muy extenso, maravilloso, impresionante y muy importante para el cristianismo.
Desde muy temprano en la historia de la iglesia se cuestionó la verdadera encarnación de Jesús, es decir, que Dios haya tomado forma de hombre, que haya caminado en medio de los hombres y sintiendo todo lo que un ser humano siente. Diferentes grupos han querido, hasta el día de hoy, distorsionar que Jesús fue totalmente hombre y totalmente Dios mientras estuvo aquí en la tierra.

Muchas corrientes pseudo religiosas no pueden aceptar que Jesús, la segunda persona de la Trinidad, dejara de estar en medio de su gloria para venir al mundo de los mortales, un mundo corrompido por el pecado, eso es algo inaceptable para estas sectas.
Veamos lo que dice la biblia:

«Así es como reconocerán al Espíritu de Dios: el que diga que cree que Jesucristo vino al mundo y vino como ser humano, es de Dios.»

1 Juan 4:2. PDT.

Veamos por qué era necesario que Jesús viniera como hombre, con un cuerpo como el de cualquiera de nosotros:

Cuando Adán pecó en el huerto del Edén, le dio entrada al pecado y ahí comenzó el proceso de degradación de la raza humana. Generación tras generación hemos heredado el pecado y sus desastrosas consecuencias.

Para mostrar su misericordia y amor por el ser humano, Dios estableció en la antigüedad una ceremonia donde debía sacrificarse un animal sin defecto, una vez al año, y ese sacrificio haría que el pueblo quedara limpio de sus pecados. Lamentablemente la naturaleza pecaminosa que heredamos de Adán provoca que pequemos diariamente, por lo cual el sacrificio de animales se hacía interminable e insuficiente para limpiarnos del pecado.

Una vez mas, Dios al ver la debilidad humana hacia el pecado, se ofreció a sí mismo un sacrificio que sería una vez y para siempre. Así como el pecado entró en la humanidad por un hombre, Adán, también debía ser limpiado por el sacrificio de un hombre, pero no un hombre cualquiera, tenía que ser un hombre perfecto para que el ser humano pudiera tener la libertad del pecado para siempre por medio ese hombre.

Al no existir un ser humano perfecto, Dios mismo se proveyó de un sacrificio perfecto, Jesús, quien tomando forma de hombre se ofreció a sí mismo y se sacrificó por amor a nosotros, para que todo el que cree en Él no se pierda, si no que tenga vida eterna ¡Amén!

Puedes leer más sobre esto en la biblia, en Romanos, pero quiero compartirte este versículo:

«Pues el pecado de un solo hombre, Adán, hizo que la muerte reinara sobre muchos. Pero aún más grande es la gracia maravillosa de Dios y el regalo de su justicia, porque todos los que lo reciben vivirán en victoria sobre el pecado y la muerte por medio de un solo hombre, Jesucristo»

Romanos 15:7 NTV

Es por amor a nosotros que Jesús nació de una mujer y con un cuerpo humano vivió sin pecado, para ser un sacrificio perfecto y darnos libertad del pecado y una relación de paz con Dios, ya no una vez al año, si no todos los días hasta la muerte y por la eternidad. Quedaron muchos testigos de que esto es verdad y se escribió para confirmarlo.

Cree en Jesús, en esta época que se recuerda su nacimiento no olvides que su vida humana fue el sacrificio que nos salvó una vez y para siempre.

-Por Carlos Barboza-