¿DE QUE DEPENDE?

¿DE QUE DEPENDE?

Escucha este Pan Diario aquí:

Dios nos dejó en su palabra algunos lineamientos y enseñanzas muy claras respecto al dinero y cómo debemos administrarlo, hoy quiero compartirte uno que en especial me ha ayudado en mi vida y me ha permitido verla de otra manera: el amor al dinero y el contentamiento con lo que el señor nos da!

La Biblia dice:

Pues el amor al dinero es la raíz de toda clase de mal; y algunas personas, en su intenso deseo por el dinero, se han desviado de la fe verdadera y se han causado muchas heridas dolorosas

1 Timoteo 6:10 NTV

No tienes que ser rico para amar el dinero, Muchas veces los que tienen menos dinero lo aman más y lo anhelan más, no es un tema de querer ser millonario, es el no tener paz ni contentamiento, por querer buscar siempre más y más dinero, y no quiero que me malinterpretes, no estoy hablando de querer tener mejores condiciones, vivir mejor, a lo que me refiero es a poner nuestra mirada y corazón en eso, aun por encima de nuestra confianza y dependencia de Dios, esto es idolatría y por lo tanto es pecado (ver Gálatas 5:20).

Y la Biblia es clarísima con este tema, veamos lo que nos enseña Jesús mismo:

«Ningún siervo puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas»

Lucas 16:13 RV1960

El Señor lo que nos enseña es que nuestro corazón, nuestra confianza tiene que estar en Él, quien es nuestra plenitud y en Él estamos completos (ver Colosenses 2:19). Si nuestra confianza está en el dinero nos estamos alejando de Dios, si nuestra paz, el poder dormir bien, el vivir una vida alegre y linda depende de tener cierta cantidad de dinero en nuestra cuenta bancaria estamos muy lejos de lo que Él quiere que seamos, no podemos decir que somos sus seguidores si nuestra alegría depende del dinero.

Las pruebas y los tiempos difíciles existen y en ellos somos probados los hijos de Dios. Yo te pregunto ¿Qué pasaría si hoy pierdes todo tu dinero, si pierdes ese bien material que tanto amas (casa, carro, etc., pon el nombre que gustes)? ¿Podrías mirar al cielo y seguir diciéndole a Dios eres todo para mí, si te tengo a ti lo tengo todo? Pues esa es la pregunta clave, ¿Cuál es nuestro tesoro?

La palabra de Dios una vez más es super clara:

«Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón»

Mateo 6:21 RV1960

Entonces ¿Cuál debería ser nuestra actitud con respecto al dinero y querer vivir mejor?

Te quiero compartir cuatro consejos prácticos:

  1. Poner a Dios en el primer lugar:

Así que no se preocupen por todo eso diciendo: “¿Qué comeremos?, ¿qué beberemos?, ¿qué ropa nos pondremos?”. Esas cosas dominan el pensamiento de los incrédulos, pero su Padre celestial ya conoce todas sus necesidades. Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten. (Mateo 6:30-33 NTV)

  1. Poner nuestra confianza en Él:

Prueben y vean que el Señor es bueno; ¡qué alegría para los que se refugian en él! (Salmos 34:8 NTV)

He aquí el ojo de Jehová sobre los que le temen, Sobre los que esperan en su misericordia, Para librar sus almas de la muerte, Y para darles vida en tiempo de hambre. (Salmos 33: 18-19RV960)

  1. Trabajar fuerte, ser diligentes y buenos administradores de lo que nos da el Señor:

Los planes bien pensados y el arduo trabajo llevan a la prosperidad, pero los atajos tomados a la carrera conducen a la pobreza. (Proverbios 21:5 NTV)

Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. (Santiago 1:5 NTV)

  1. Ser agradecidos y vivir con contentamiento

No es que haya pasado necesidad alguna vez, porque he aprendido a estar contento con lo que tengo. Sé vivir con casi nada o con todo lo necesario. He aprendido el secreto de vivir en cualquier situación, sea con el estómago lleno o vacío, con mucho o con poco. Pues todo lo puedo hacer por medio de Cristo, quien me da las fuerzas. (Filipenses 4:11-13 NTV)

Uno de los versículos más conocidos y repetidos, pero su contexto y lo que Pablo escribía y enseñaba es a ser agradecidos con lo que tenemos, confiando en la provisión de Dios porque en Él tenemos las fuerzas para seguir adelante.

Te invito en este día a orar y ponerte a cuentas con Dios en este tema, que de nuevo Él sea lo primero y en el estés completo, sin importar si tienes o no lo quieres financieramente, ser agradecido con Dios porque en él estamos seguros, él no te dejará abandonado y Él sabe lo que nos conviene ¡si cuida a las aves y flores del campo cuanto más a ti que eres su hijo y te ama! Pon tu mirada en el señor y busca hacer tesoros en el cielo más que en la tierra.

-Por Mario Marin-