BUSCANDO LA PERFECCIÓN

BUSCANDO LA PERFECCIÓN

Escucha este Pan Diario aquí:

Si usted pudiera elegir entre ser llamado el hijo de fulano de tal o que te digan que eres perfectamente parecido a tu papá, ¿cual escogería?

Y es que si usted piensa en su padre biológico, para algunos la respuesta sería ojalá ninguna de las dos, si tiene un buen padre pero con errores tal vez escogería que solo le digan hijo de fulano de… Y si realmente se siente muy orgulloso de su padre sería muy feliz que le digan que son idénticos.

Y pues sabe, me encuentro en el capítulo de Mateo 5, estas mismas comparaciones, si usted va a ese capítulo, nos dice que:

«Afortunados los que se esfuerzan por conseguir la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.»

Mateo 5:9 PDT

Por el solo hecho de que usted busque la paz, usted será llamado hijo de Dios, o sea, ser un pacificador en el lugar donde usted esté para cumplir su propósito, ya sea en su trabajo, en la escuela, universidad o iglesia.

No sea una persona contenciosa, sino que muestre el fruto de tener la paz de Dios en su corazón, con solo eso usted será reconocido como un hijo de Dios.

Pero si usted quiere ir a un más nivel de perfección, el último versículo de Mateo 5 nos dice que debemos ser perfectos como su Padre que está en el cielo:

«Por esto, ustedes deben ser perfectos como su Padre que está en el cielo.»

Mateo 5:48 PDT

¿Y cómo se logra esto? Es que en los versículos 46 y 47 de ese capítulo, nos confronta a decirnos que si amamos a quienes nos aman y hacemos cosas buenas para ellos, para quienes son nuestros amigos no hay ningún mérito ni nada extraordinario en eso, pues cualquiera puede hacerlo, aún la gente que no ama a Dios lo hace, es decir, los incrédulos:

Y si ustedes sólo son buena gente con sus amigos, ¿creen que están haciendo algo fuera de lo común? Hasta los que no conocen a Dios son así. 

MATEO 5:47 PDT

Cuando usted decide ir a un nivel mayor de perfección usted decide amar a quien te ha hecho daño, a quien no te ama y te ha hecho mal o te odia. Cuando usted hace eso, estás actuando conforme al carácter de Dios, mostrando misericordia a quien no lo merece, muchas veces los pensamientos y las actitudes de Dios son tan elevadas para nuestra humanidad y se nos hace difícil seguir sus pasos.

Pero si quieres hoy parecerte más a tu Padre Celestial e imitar su perfección, te invito a reflexionar en el capítulo 5 de Mateo, donde Jesús nos habla mucho de su Padre, de cómo es Él y que espera de nosotros.

-Por JonCley Mtrs-

.