ARREPENTIMIENTO

ARREPENTIMIENTO

Escucha este Pan Diario aquí:

Somos herederos de una naturaleza pecaminosa, una vida que constantemente se inclina a hacer lo malo, lo contrario a lo que es correcto delante de Dios.

Desde la desobediencia de Adán y Eva el pecado acecha a la humanidad, pero Dios, en su infinito amor, nos ha dado una nueva vida a través del sacrificio de Cristo Jesús en la cruz, solo hay que tener fe en Jesucristo, reconocer que somos pecadores y arrepentirnos de ofender a Dios con nuestro pecado.

Todos somos pecadores, no hay una sola persona perfecta, todos debemos tener un verdadero arrepentimiento. Dice la palabra de Dios:

«Sí, el pecado de Adán nos trajo castigo, pero el acto misericordioso de Cristo hace a los hombres rectos ante Dios, para que puedan vivir. 
En otras palabras, al desobedecer a Dios, Adán hizo que nos volviéramos pecadores, pero Cristo, que obedeció, nos hizo aceptables ante Dios.»

Romanos 5:18-19. BAD.

El arrepentimiento es primeramente sentir un dolor profundo en nuestro corazón por fallarle a Dios, es sentirnos terriblemente mal al saber que le hemos ofendido y es tomar las decisiones necesarias para comenzar a vivir bajo su perfecta voluntad y según su propósito. Arrepentimiento es cambiar de dirección, antes se caminaba hacia el infierno por causa del pecado, pero al arrepentirnos se comienza a caminar hacia el cielo por la gracia y misericordia de Dios. Un verdadero arrepentimiento no toma a la ligera el pecado, más bien lo aborrece y lo evita a toda costa.

La vida del hijo de Dios debe ser una vida de arrepentimiento constante, pues todos los días pecamos de una u otra manera. Mientras vivamos en este cuerpo pecaremos, pero eso no quiere decir que entonces podemos tomar el pecado a la ligera y decir: «de por si nunca seré perfecto», ¡Nooo! Al comenzar una nueva vida con Dios, su Espíritu Santo y su palabra nos enseñaran qué es lo pecaminoso y ahí es donde debemos tomar la decisión de huir y guardar nuestros corazones por amor a Dios.

Si caemos en pecado sin desearlo ni buscarlo, debemos arrepentirnos, pedir perdón a Dios, pedir su gracia para no volver a caer en lo mismo y esforzarnos para evitar repetir lo que nos hace caer en pecado. El hijo de Dios peca pero no practica el pecado, o sea, no vive cayendo una y otra vez en lo mismo sin ningún problema, como si nada pasara. Veamos lo que dice la biblia:

«El que comete pecado está contra Dios, porque pecar es quebrantar las leyes divinas.»
«El que ha nacido a la familia de Dios no practica el pecado, porque la vida de Dios está en él; no puede vivir entregado al pecado porque en él ha nacido una nueva vida, y esa nueva vida lo domina. ¡Ha nacido de nuevo!»

1 Juan 3:4-9 BAD

El arrepentimiento es necesario, es lo que nos permitirá seguir adelante en Dios a pesar de nuestras debilidades y es solo por Su Santo Espíritu que lo podremos practicar.

Usted ¿Ya tiene una vida marcada por el arrepentimiento delante de Dios?

“ Oh Dios Todopoderoso y misericordioso, te pido perdón por mis pecados y me arrepiento de todo corazón por fallarte y ofenderte con mis debilidades. Ayúdame a aborrecer el pecado, a arrepentirme cuando caiga en tentación, ayúdame a amarte de corazón y a no practicar todo aquello que ofenda tu santidad, en el nombre de Jesús, amén.»

-Por Carlos Barboza-