AMAR SIN LÍMITES

AMAR SIN LÍMITES

Escucha este Pan Diario aquí:

El año 2022 fue un año que el Señor habló a mi corazón por medio de una conmovedora historia, que confrontó el nivel de amor que tenía por su presencia.

La historia trata de una mujer que había realizado el ahorro de toda su vida, pero cierta noche llegó un personaje muy importante a su pueblo, ella acudió al lugar donde se hospedaba aquel invitado y sin pensarlo dos veces tomó todo el dinero de su ahorro y lo esparció a los pies de aquel hombre. A los demás les pareció una locura, hubo crítica e indignación en el corazón y boca de todos, pero nadie entendió la gratitud y amor que ella tenía por él.

¿Habría usted murmurado igual que esos invitados? Mmmm muy posible que sí.
Lo anterior es mi propia paráfrasis de la historia de Marcos 14 y Lucas 7, lo invito a leerla. En Marcos 14:3 la biblia nos dice:

«Mientras tanto, Jesús se encontraba en Betania, en la casa de Simón, un hombre que había tenido lepra. Mientras comía, entró una mujer con un hermoso frasco de alabastro que contenía un perfume costoso, preparado con esencias de nardo. Ella abrió el frasco y derramó el perfume sobre la cabeza de Jesús.»

MARCOS 14:3 NTV


Las esencias de nardo son unas flores blancas de aroma exquisito y se utilizan las raíces para extraer la esencia, este perfume para le época bíblica tenía un valor muy elevado.


Este evento nos da 3 enseñanzas:

1️⃣ Un derroche de amor: Esta mujer no escatimó el precio, sino que valoró más a Cristo que todo lo que materialmente poseía, porque el amor genuino no suma ni resta, sino que impulsa a dar siempre lo mejor hasta la última gota y aún así no considerarlo poco.

2️⃣ Aprovechar la oportunidad: Hay cosas que se pueden hacer en cualquier momento, pero hay momentos en la presencia del Señor que son únicos y requieren nuestra obediencia inmediata sin peros ni excusas, lastimosamente los perdemos por darle más valor a las vanidades externas y opiniones de los demás.

3️⃣ La fragancia de una hermosa acción no se desvanece nunca: Cuando decidimos quebrar nuestro frasco de alabastro, o sea tener un espíritu quebrantado para el Señor, él nos impregna su esencia y olemos a Cristo, olemos bien y los demás lo notan, de igual manera también se percibe el desagradable hedor de las malas acciones.

Aquella mujer no escatimó precio alguno ante los pies de Jesús, porque nada en este mundo podría pagar el tierno amor del perdón y la libertad del pecado que encontró en Cristo.

«Me ama mucho porque sabe que sus muchos pecados ya están perdonados»

LUCAS 7:47a TLA

¿Cuánto amas a Jesús? ¿Qué estas dispuesto a dar o hacer en gratitud por su perdón?

-Por JonCley Mtrs-